Historia del Barrio

Barrio de Heliópolis en sus iniciosSevilla al sur, ésto es Heliópolis. Al final de Reina Mercedes aparece un barrio único en Sevilla, que rezuma vida. Son chalets blancos, con un embrujo diferente.

Entre sus calles repletas de árboles, el barrio conserva la estructura original de estos peculiares “hotelitos”, denominación que se mantuvo hasta 1958, que por decisión popular se sustituyó el nombre de “Hoteles del Guadalquivir” por el actual. Cuenta José María de Mena, en su libro “Calles, plazas y barrios”, asegura que el periodista Luis Claudio Mariani bautizó al barrio con el nombre de Heliópolis “por lo mucho que molestaba el sol”. El nombre, sin duda, triunfó.

La historia de este barrio comienza con el siglo, en 1900, cuando el arquitecto Lerdo de Tejada concibió la avenida de La Palmera como uno de los puntos importantes del crecimiento de la ciudad. Esta avenida se situaba en una posición intermedia entre el Camino Viejo de Guadaira de acceso a la ciudad desde Dos Hermanas y el Canal de Alfonso XIII o de la Corta de Tablada. Con posterioridad, esta vía sustituiría al mencionado río en la función de servir de acceso a la ciudad. Por otra parte, La Palmera era, a la vez, la prolongación del camino que en la margen izquierda del Guadalquivir enlazaba las zonas nobles y de paseos desde el desaparecido Patín de las Damas, en su zona más al Norte, que también desapareció al construirse la vía ferroviaria con Córdoba, pasando por el Campo de Marte, el paseo Colón, el salón de Cristina y el Tívoli, hasta las Delicias de Arjona.

La Palmera venía a constituirse en el crecimiento sur del eje residencial de la clase dominante sevillana, en conexión con el nuevo canal de Alfonso XIII. Podemos encontrar aquí similitudes con las teorías arquitectónicas de principio de siglo, como Arturo Soria y su ciudad lineal o Le Corbusier en sus teorías de establecimientos lineales de población.

motivo_ceramicaA finales del siglo XIX se realiza el primer ensanche sur en el sentido de La Palmera. Desde el Tívoli, próximo al salón de Cristina, se traza un amplio paseo recto que sería el Paseo de las Delicias. El proyecto “Ensanche del paseo del río en su trayecto desde el Tívoli a la caseta del Guarda, próximo a Bella Flor” fue aprobado por el Ayuntamiento el 12 de agosto de 1887 y realizado por el arquitecto Francisco Aurelio Álvarez. Este proyecto dotaba a la ciudad de zonas de reunión próximas al río. Este paseo conectaba el del Cristina con las Delicias bordeando el río Guadalquivir, al que separaba de los jardines del Palacio de San Telmo, que con posterioridad serían cedidos a la ciudad y convertidos en su parque.

El primer proyecto de alineación de La Palmera surgió ante la demanda de líneas para unas construcciones en terrenos de la Venta de la Victoria, que a principios del año 1909 realizó el maestro de obras de Rafael López. Según las ordenanzas vigentes de 1900 este tipo de petición llevaría al Ayuntamiento a realizar el oportuno proyecto de alineación, como trámite previo al otorgamiento de línea. Los mencionados terrenos se encontraban situados entre el Camino de Tablada y el paseo del Río. En este proyecto se aplicaban alineaciones al sector sur de la avenida.

Este fue el proyecto que siguió adelante, pero hubo muchos otros concejales y arquitectos que proyectaron la ciudad hacia el sur. Por ejemplo, en 1902, Velázquez Bosco propuso el proyecto de ensanche, definido en uno de sus lados por el río Guadaira. Le siguen otras propuestas como las del concejal F. Candau, en 1905, y la Ley de las Casas Baratas de 1921.

Estos proyectos quedaban frustrados continuamente durante este primer cuarto de siglo, hasta que en 1927 se concedieron los préstamos necesarios para la construcción de viviendas para el alojamiento de técnicos y visitantes durante la Exposición Iberoamericana de 1929.

¿Quieres saber más sobre Heliópolis?

Descarga la historia completa por capítulos

Comments are closed.