Peña Cultural Bética de Heliópolis

La “Peña cultural bética de Heliópolis”, la peña bética, está ubicada fuera de los chalecitos, pero forma parte de su vida cultural. Se localiza en la calle Ensanche, número cuatro. Su fecha de fundación es el nueve de diciembre de 1974, aunque sus orígenes son anteriores: los béticos del barrio se reunían para hablar del Real Betis y de las cosas del club. Probablemente, la idea de hacer una peña de esta constante reunión de béticos hay que atribuírsela a Antonio Camacho Ruiz, primer presidente de la peña. Junto a él estaban José María Rexach, secretario; Sebastián Salvatierra Castro, tesorero, Francisco Berro, Antonio González y otros más.

En total, diecisiete personas se encuentran como socios fundadores. En la actualidad cuenta con doscientos miembros. Para la inauguración oficial se invitó al príncipe Juan Carlos – era aún el año 1974 -, que contestó amablemente la invitación a través de Alfonso Armada y Comga, entonces coronel de Artillería de las Fuerza Armadas y secretario de Su Alteza Real.

La búsqueda del local

Estos béticos empezaron la más ardua tarea: buscar un local que reuniese las condiciones necesarias para el desarrollo normal de sus actividades. Se encontró uno efectivamente, pero era una tienda-bar. Se arrendó con la condición de que sirviera de domicilio particular hasta la muerte de Filomeno Moya, hijo de la propietaria del local. Entre todos los socios se hicieron las reformas; cada uno ponía el dinero que podía, otros arreglaban las losetas, otros colocaban la solería, así hasta construir – literalmente – un local a su gusto y con sus propias manos.

La peña no se ha caracterizado por tener muchos medios económicos, por lo que se ha recurrido una y otra vez a las rifas, loterías, participaciones populares, cenas,… Muchos béticos anónimos colaboraron con el nacimiento y crecimiento de la peña. Hay que recordar con toda justicia que el concesionario Márquez Medrano regaló un “Seat 127” y la solería del local. También un semidesconocido, Manuel Ruiz de Lopera, apadrinó a la peña en un difícil momento y pagó las deudas de ésta. Ahora el local es de su propiedad, pero está alquilado hasta que la peña desee abandonar el local.

Actividades

Las actividades culturales que se desarrollan en la peña son muchas y variadas. Cabe destacar que fueron los impulsores de la cabalgata de los Reyes Magos del barrio, que comenzó en el año 1978 con coches particulares. El recorrido que tenía era una seña de lo que es el barrio y su entorno. Salía por la zona de preferencia del estadio verdiblanco y se dirigían a la parroquia claretiana para hacer los ofrecimientos en la misa de doce. Después se iba a visitar a los ancianos pensionistas de la Seguridad Social, en el edificio del sector sur. Allí se le entregaba un regalo a cada uno. Al salir de aquí, por las calles del barrio, se dirigían al instituto del Doctor Sacristán, que era la visita más emotiva. También los internos recibían un regalo. Luego volvía por Reina Mercedes y terminaba su paseo en la peña.

La cabalgata salía con una banda de ochenta majorettes delante la carroza y la banda de Jesús Despojado detrás de la comitiva, al más puro estilo de una romería. En los últimos años, era la Banda Municipal quien acompañaba a los Reyes Magos. Es importante destacar que el estreno de la Banda Municipal se realizó con esta cabalgata de barrio; igualmente, vale la pena resaltar que la bandera que se lucía fue un regalo del Gobierno Militar de la ciudad.

La cabalgata tiene mucho que agradecer a Juan Tenorio, ya que gracias a su mediación el Ayuntamiento de Morón de la Frontera cedía su carreta. Los propios socios de la peña iban a Morón; un camión alquilado se la traía al barrio y la masa social la montaba antes de la noche del día seis.

Por otro lado, la Peña Bética se ha mostrado constantemente participativa con todo lo que se “mueve” en el barrio: la Archicofradía, la parroquia, Cáritas,… Asimismo, la peña ha organizado innumerables cenas con futbolistas, veladas, cruces de mayo, misas rocieras y otras celebraciones. A éstas asistía el Coro de la Hermandad del Rocío de Sevilla Sur en sus comienzos, gracias a la amistad que les unía a miembros de uno y otro lado.
En la actualidad, estas actividades se han abandonado y sustituido por otras más acordes con los nuevos socios. El objetivo se ha centrado en fomentar a la juventud para que participen en esta peña familiar en el barrio y, sobre todo, en el beticismo. Hay que tener en cuenta que muchos de los hijos de los socios fundadores se han marchado a otros barrios, por lo que no es fácil mantener el arraigo. Los jóvenes participan en los juegos municipales de fútbol y la peña presume de que han acabado bien clasificados los últimos años. Antonio Martínez Sayago, entrenador de la cantera del Real Betis colabora con ellos, por lo que – seguramente – tiene mucho que ver con el éxito.
Un punto de obligado encuentro para los béticos es la caseta de la Feria de Abril. Se trata de uno de las pocas asociaciones del barrio que cuenta con una sede fija en el Real. Empezaron con un subarriendo en la calle Gitanillo de Triana, 102 y después se pasaron a un módulo estrecho en la calle Costillares. Ésta se la entregaron oficialmente el lunes de Feria por la mañana y para el “alumbrao” ya estaba preparad1a. En la actualidad están ubicados en la calle Ignacio Sánchez Mejías 117-119. Entre los socios montan la caseta. Cuando se acerca el mes de abril, se organizan una serie de talleres de manualidades para socios y socias donde se confeccionan las flores y demás elementos decorativos de la caseta.
Con ocasión del campeonato de Copa del Rey de 1977, Francisco Berro García, “Quico”, manufacturó unas medallas en plata con el escudo de la peña. En un acto imborrable en la historia de la peña, se le hizo entrega a la plantilla de campeones. También a los campeones de España juveniles de 1983 se les entregó una medalla. Resulta curioso reseñar que el actual presidente de la peña, Juan José Martín Camacho, formaba parte de aquellos campeones.
Eran habituales las visitas a los lugares donde juega el Real Betis, aunque ya sólo para los grandes partidos se organiza y alquila la visita en grupo. La peña como grupo ha estado en Madrid, Milán, Málaga, Granada, Barcelona y un sinfín de ciudades.
El local, por último, también se dedica a acontecimientos de la vida social: bautizos, comuniones, aniversarios,… Está a disposición de los socios.
Son socios de la peña gente tan conocida como José Ramón Esnaola, mágico ex portero del Real Betis y campeón en 1977; Manuel Ruiz de Lopera, presidente del club bético; Sebastián Alabanda, ex jugador y campeón en 1977; Chano Lobato, cantaor flamenco; y Alberto Tenorio, durante muchos años utillero del club. Existen otros socios que entran dentro del capítulo de las anécdotas: unos béticos afincados en Valencia y que siempre que pueden vienen a Sevilla; unos italianos a quienes se les dio refugio un día de lluvia durante la Feria de Abril; el ex jugador Ladinsky y así muchos más. Es, sin duda, una peña peculiar en este sentido.

Este año es el vigésimo quinto aniversario de la fundación de la peña por lo que se están preparando muchos acontecimientos. Habrá festejos, entrega de placas, cenas, comidas conmemorativas,… Quieren alargar la alegría durante los tres últimos meses del año.

La actual junta directiva está formada por tres personas: Antonio Gil de Alonso, Casto Amodeo Acedo y Juan José Martín Camacho, como undécimo presidente de la entidad y sobrino del primer presidente. Se encuentran muy ilusionados con el aniversario y esperan dar una gran sorpresa a sus socios.

Se trata, en definitiva, de una de las peñas más populares para todo el beticismo, ya que al encontrarse cerca del estadio se organizan diferentes tertulias espontáneas tanto antes como después de los partidos. Hay que destacar, por último, que es la peña más cercana al estadio y que eso le da un sentir especial.

WEB DE LA PEÑA CULTURAL BÉTICA DE HELIÓPOLIS

WEB OFICIAL DEL REAL BETIS BALOMPIÉ

Comments are closed.